FÚTBOL PRESIDENCIAL

futbolpresidencial2Mauricio Macri, Fernando de La Rúa y Héctor José Cámpora, tres presidentes elegidos por el voto popular: Hinchas de Boca Juniors. En el caso del empresario llegó a ser, anteriormente, presidente de la institución Xeneize.
La “Academia” tiene dos presidentes argentinos racinguistas: Néstor Kirchner y Juan Domingo Perón (aunque esto le pese a Antonio Cafiero que intentó por todos los medios, después del año 1974, convencer a quién quisiera escuchar que Perón en realidad era de Boca como él, enarbolando como indicio una foto de Perón festejando un gol de Boca a River en el Monumental). El Estadio de Racing lleva su nombre y Ramón Cereijo, funcionario del gobierno peronista tuvo mucho que ver en esto.
Carlos Saúl Menem, nunca dudó durante sus mandatos en demostrar que era hincha de River Plate y sacarse fotos, ya siendo presidente, con la camiseta de la banda roja puesta.
Cristina Fernández de Kirchner, sin ser demasiado futbolera, sigue la línea que heredó de su madre Ofelia: Gimnasia y Esgrima La Plata.
Hubo otro presidente que no era muy futbolero pero sí supo ser jugador defendiendo los colores de Almagro: Arturo Frondizi. Entre 1958 y 1962, jugó al fútbol en las inferiores de Almagro. Era defensor y solía jugar con una boina.
El caso de Arturo Illia se divide en dos simpatías futboleras: Su hermano Martín le contagió cariño por Racing Club de Avellaneda pero un colega de La Plata, cuando hacia la residencia médica en el Hospital San Juan de Dios, lo convenció que tenía que hacer fuerza por el cuadro “Pincharrata” ya que su cumpleaños coincidía con la fecha aniversario de la institución platense. No hay registros que Don Arturo haya estado alguna vez por algún estadio.
Raúl Ricardo Alfonsín, presidente electo luego del nefasto proceso militar, era hincha del rojo, el Club Independiente de Avellaneda; la Selección Argentina, de la mano de Maradona, ganó el mundial de 1986 y festejó en Casa Rosada saludando a una multitud en Plaza de Mayo, pero eso sí, Alfonsín no se “coló” en la foto, les dijo “hoy el balcón es de ustedes muchachos”.
Mauricio Macri llegó a la presidencia, peleando votos hasta el último momento, en el primer balotaje de la historia del país, justamente, con otro hincha de Boca: Daniel Scioli. Macri fue elegido presidente de Boca y uno de los artilugios que utilizó en su campaña electoral del año 1995, fue llamar “innombrables” a los hinchas de River. “No hay ni que nombrarlos” repetía mientras buscaba captar votos boquenses. Finalmente esto cambió con el tiempo, pudo compartir la misma agrupación política con Diego Santilli, hijo de un ex presidente riverplatense y posteriormente hasta recibió el apoyo de Ramón Díaz, ex técnico del club de Nuñez. En el año 96, luego de que Macri armara un equipo de jugadores de renombre, conducidos por Carlos Salvador Bilardo, y que algunos llamaron presurosamente el “Dream Team”, Mauricio se animó a ratificar lo que dijeron varios medios, tras el remate de palcos de la Bombonera en 1996: “Boca Juniors es el nuevo “millonario del fútbol argentino”. El presidente de Boca estaba eufórico. De Maradona hasta Bilardo, muchos adquirieron costosísimos palcos VIP. Clarín pagó 240 mil pesos por 10 años, Torneos y Competencias 235 mil, el diario La Nación: 107.500 por 5 años, Editorial Atlántida para la revista El Gráfico 235 mil por 10 años. Estos datos salieron publicados en Diario Clarín el jueves 2 de mayo de 1996. Pero tras el remate la euforia del presidente de Boca se vería eclipsada días después. Boca fue vapuleado en la Bombonera. Cosas del destino, justamente el verdugo fue Gimnasia, el equipo de la futura presidenta de los argentinos: Cristina Fernández de Kirchner. Aquel equipo era dirigido por Timoteo Griguol y doblegó a Boca con un 6 a 0 contundente.
Y hablando de Cristina Kirchner, mucho antes de llegar a la presidencia, en sus tiempos de secundaria en La Plata: La monja Rosita Blanco, hermana de la Misericordia comentaba en el libro “La Presidenta” de Sandra Russo. Editorial Sudamericana:
– Era muy reservada sobre sus cosas personales. Lo único que demostraba en el colegio era ser una buena tripera.
– ¿Tripera?
– Hincha de Gimnasia y Esgrima La Plata. Como la madre. A veces se enojaba, porque en el alumnado eran todas pincharratas. Y ésa era la época gloriosa en la que Estudiantes salía todos los años Campeón de América. El colegio estaba muy metido en eso. Cada año las chicas nos presionaban para salir a calle 7 a festejar cuando ganaba Estudiantes. Muchas de nuestras ex alumnas se han casado con jugadores de Estudiantes. Era la sensación. Y esta chica, en cambio, al lado de Gimnasia, con su madre. Triperas las dos. Ella, coqueta y tripera.
Así como, entonces, podemos afirmar que Cristina Fernández demostraba no estar dispuesta a cambiar por la moda futbolera en CristinadelLobosu adolescencia, se puede aseverar que Raúl Alfonsín tuvo “debut y despedida” presidencial con festejos futbolísticos: asumió el 10 de diciembre de 1983 y, dos semanas más tarde, Independiente se coronó campeón. Entregó el poder el 8 de julio de 1989 con el recuerdo muy fresco de Ricardo Bochini posibilitando otra vuelta de los diablos rojos. Pero el líder oriundo de Chascomús tuvo una alegría extra: siendo presidente recibió, en diciembre de 1984, en la Casa Rosada al Independiente campeón intercontinental, dirigido por José Pastoriza, que había vencido al Liverpool de Inglaterra. Su sucesor en el sillón de Rivadavia no tuvo tanta suerte, “su yiver” perdió esa misma copa con la Juventus en Japón en 1996. De todas maneras al presidente no le faltaron lauros que festejar de los millonarios, en la etapa de sus dos mandatos y siempre se hacía tiempo para salir en las fotografías de la revista “El Gráfico” posando junto a otros hinchas de River Plate.
Néstor Carlos Kirchner no pudo festejar un campeonato de Racing Club, la “Acadé” había logrado un torneo antes de su presidencia en plena crisis económica y social del país (2001) de la mano de “Mostaza” Merlo y el otro torneo llegaría recién siete años después de su fallecimiento, con el regreso de Diego Milito.
De La Rúa no logró terminar su gobierno tras un estallido social, luego del fracaso del “mega canje” y de que miles de argentinos perdieran sus ahorros bancarios, pero al menos, le quedó el recuerdo que su equipo Boca Juniors, le ganó al Real Madrid en Japón y se coronó campeón intercontinental, durante su corto mandato.
Héctor Campora, apodado “El tío”, no pudo festejar un torneo de Boca pero en Rosario tuvo canción “propia” de parte de la hinchada de Rosario Central. “Lo dijo el Tío, lo dijo Perón, hacete Canalla que sale campeón” era el hit de la tribuna rosarina, que no se equivocó porque ya en diciembre, el presagio se cumplió: Rosario Central, festejaría la obtención del Nacional 1973 con Carlos Timoteo Griguol como técnico.

4C6

 

¡PAF!: Políticos Argentinos Futboleros

Julio César Cleto Cobos fue vicepresidente de La Nación, confeso simpatizante de River Plate pero… sus tres hijos son fanáticos de Boca.
Carlos Ruckauf, vicepresidente, supo impulsar un proyecto de ley para declarar a Racing patrimonio histórico.

Carlos “Chacho” Álvarez,  quien fuera Vicepresidente de la República, es muy hincha de Racing. En el libro “Academia Carajo” de Alejandro Wall, se cuenta como “Chacho” pidió auxilio económico al CEO de Clarín: Héctor Magnetto, quién le negó toda ayuda posible (adelanto de dinero por la televización que en esos momentos se cobraba) quién lo recibió con la frase “Ya te hice vicepresidente; ¿ahora que más querés?”.
• El histórico líder radical y candidato a presidente, Ricardo Balbín, no nació en la ciudad de las diagonales pero era un fanático hincha de Gimnasia, aseguraba haber elegido bien en la ciudad de La Plata porque “Estudiantes es un club de oligarcas”.
• El ex-Jefe de Gabinete Aníbal Fernández no solo es fanático de “Los Redonditos de Ricota” también tiene una gran pasión: Quilmes, donde llegó a ser vicepresidente.
• El ex presidente y gobernador de la Provincia de Bs As: Eduardo Duhalde y el vice gobernador de la provincia de Bs As Gabriel Mariotto comparten una misma simpatía: son hinchas de Banfield.

Baires. Agosto 10 de 2012. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, firmó hoy en el Palacio Municipal, con el alcalde de Miami, Tomás Regalado, un convenio de cooperación en Cultura, Turismo, Deporte, Ambiente, Espacio Público, Desarrollo Urbano, Modernización, Desarrollo Económico, Comercio Exterior y Relaciones Internacionales. Foto Sandra Hernandez-gv/GCBA.-

Foto Sandra Hernandez-

Raúl Alberto Lastiri, no tenía mucho interés por el fútbol pero era simpatizante de Huracán.
Vilma Ripoll, candidata a presidente en las elecciones 2007 es otra confesa hincha de Racing de Avelllaneda.

Eva Perón no era hincha de ningún cuadro, a pesar de esto todavía se recuerdan los campeonatos Evita, donde se le daba a miles de niños atención médica y oportunidad de conocer grandes estadios, viajar y jugar al fútbol. Evita cuenta con un estadio que lleva su nombre, el único estadio argentino con nombre de mujer, el de Sarmiento de Junín. Al cambiar el nombre de la ciudad de La Plata, tras el fallecimiento de Evita en 1952, Gimnasia de La Plata pasó a llamarse Gimnasia de Eva Perón. Estudiantes, su clásico rival, diferenciándose, fue reticente a esta iniciativa, posponiendo indefinidamente el cambio de membretes en sus publicaciones, sellos y carteles en sus instalaciones.
• San Lorenzo cuenta entre sus hinchas a Pedro Bidegain, aquel obrero ferroviario, luego gerente de matadero, directivo de San Lorenzo y diputado nacional por el radicalismo, pero el “Cuervo” es el único club de los denominados “grandes” que no ha tenido un presidente electo hincha del “Ciclón”. De todas maneras, ostenta un título casi imposible de enpañar por el resto de los clubes argentinos: un Papa Sanlorencista. El Papa Francisco, demostrando su cariño por el club de Boedo, ha multiplicado la presencia mediática azulgrana por todo el planeta.

Emmanuel  Nicolini

gardelyperonderacing

“Perón, Gardel, Racing, un solo corazón” dibujo de Javier Torres.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.