CLARÍN, EL GRAN CAMBIO ARGENTINO

CLARÍN, EL GRAN CAMBIO ARGENTINO

El multimedio argentino, a partir del año 2016, decidió dividir las noticias que más difunde en tres grandes fracciones:

  1. Un discurso que induce a afirmar que la corrupción era exclusivamente una marca del Gobierno anterior y todo lo malo del presente será culpa del gobierno anterior.
  2.  Informes que buscan influir para que la opinión pública asuma que la pérdida de poder adquisitivo, los despidos, los impuestos que se bajaron a los sectores más acaudalados y los aumentos de transportes y tarifas para la mayoría, eran inevitables, necesarios y serán, a futuro, convenientes para la “economía” del país.
  3.  Y en tercer lugar lo “banal” substituyó a lo delictivo. Los espacios que antes ocupaba la llamada inseguridad y la falta de capacidad del Gobierno para detenerla, ha dejado su lugar a temas triviales, rumores sobre artistas y hasta fotos, producidas (solo de una) de las hijas de Mauricio Macri o la ropa de su esposa. Los argentinos ahora leen notas que hablan de que los despidos son una oportunidad de cambiar, que la felicidad no depende del trabajo y de que el Estado nacional los cuide sino que solo depende de su decisión, de saber ver las cosas positivamente. Las tragedias y los actos delictivos ya no suscitan la búsqueda de culpables y responsabilidades del gobierno, mueran personas acuchilladas, adolescentes en fiestas privadas o lo que fuera. La “noticia” que una familia que recuperó un peluche que viajó de Buenos Aires a Londres, ocupó muchísimo más tiempo en TN que las marchas en Londres protestando por la presencia del primer ministro David Cameron en el “Panama papers”.

franciaMientras tanto, The New York Times ha publicado que Macri es el presidente acusado más comprometido por el uso de  paraísos fiscales para esconder su riqueza real y evadir impuestos a su propio país y la cadena CBS ilustró la nota titulada “Anillo de Corrupción” con su foto. El portal francés “Liberation” publicó el artículo “Fútbol y evasión fiscal, los dos deportes nacionales en Argentina”. Antes de esto, el diario alemán Süddeutsche Zeitung se había sorprendido como los medios periodísticos de Argentina habían disimulado la gravedad de la participación de su mandatario en el “Panama Papers”.

En el 2016 se han recortado todos los presupuestos en las áreas educativas en Argentina pero esto no parece molestar en ese sector de la opinión pública, el mismo que antes minimizaba la importancia de construir 14 universidades nuevas o que los chicos recibieran netboks por estudiar pero se escandalizaba por el mal mantenimiento de alguna escuela y subía la foto a las redes sociales, mientras pregonaba la importancia de la educación. ¿Cuáles son las razones de tan variables conceptos? A primera vista pareciera que estuvieran repitiendo, exactamente, la desigual manera que ensayan algunos medios de comunicación.

De todas maneras sorprende como un sector que votó a un empresario que prometía acabar con la corrupción, ahora desechen un tema de corrupción internacional, que en otros países llevó a escándalos y renuncias. El electorado argentino tampoco parece no advertir que un candidato, que se declaró desarrollista en campaña, acaba de ampliar la deuda externa del país, más que cualquier otro de Latinoamérica, sin ni siquiera anunciar, una sola propuesta concreta de creación o fortalecimiento de ningún tipo de industria propia.

En 120 días se contabilizaron 130 mil despidos entre sector público y privado (consultora Tendencias Económicas y Financieras); aumentaron las tarifas de impuestos; subieron los precios del mercado interno, como así también los importes de alquileres y las tarjetas de crédito, el INDEC no emite información, se anularon planes de salud y métodos educativos alternativos. Argentina dejó de construir satélites propios. Entre recortes y protestas desorganizadas, el propio ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, informó que los “holdouts” se llevarán de Argentina 9.300 millones de dólares. La negociación, fue catalogada, por medios de otros países, como demasiado dócil, ante tan enormes tasas de interés. En Argentina, estas críticas no tuvieron casi repercusión mediática.

La fuerte manipulación de los medios de comunicación, como sucede en Brasil, construye opiniones según sus intereses, califica el accionar de las personas según su función política y no sobre los hechos en sí. Vale observar el tratamiento que le dieron a la supuesta “valija” de Bodou y a la valija con joyas de Michetti. Actualmente propagan números sobre el crecimiento patrimonial de ex-funcionarios, pero ninguno puso en tapa o hizo un programa, informando que los Macri en 1973 tenían 7 empresas y al terminar la dictadura tenían 47 y que gracias a una disposición de la dictadura militar en 1982, Domingo Cavallo, desde el Banco Central, decretó que la deuda de  170 millones de dólares que tenían las empresas de los Macri, las pagaría el Estado, es decir, todos los argentinos. El publicar solo un lado, “equivocarse” en ciertas acusaciones en letras grandes y luego MACRISdisculparse murmurando, son herramientas fuertes. Y se multiplica su poder al ser día a día, por tantos medios y se sigue multiplicando por los que repiten titulares que ven, casi, de reojo. El nepotismo, la corrupción, la insinuación invariable de estar en crisis, eran tapas de diarios y constantes zócalos televisivos, ya no. Miles repiten como certezas “noticias” que usan el potencial, provenientes de diarios y programas que han tenido probados informes falsos o burdamente tendenciosos. Desde viajes de mandatarios que nunca se realizaron a cuentas bancarias que no existían. De esta manera, si una mujer administra un comedor para un barrio humilde y ese barrio, donde está ubicado dicho comedor, no mejoró en años, para los medios la mujer que lo dirige será un “modelo” a imitar. No cambió el orden “normal” de esas vidas. Pero si otra mujer, en alguna provincia argentina, levantó barrios, piletas públicas para el verano, plazas con juegos, edificios de estudio para mejorar la vida de cientos de personas, y prepararlos para conseguir mejores trabajos, será, para esos mismos medios, sospechada de ladrona. Y miles repetirán estos calificativos como una verdad, cuando en realidad son datos subjetivos de un medio. Medio que jamas invitaría a medir las diferencias de los objetivos conseguidos.

Los “Panamá Papers” desnudaron vinculaciones de personas que lideran el monopolio cuya “cara” más visible es el diario Clarín (dueños del videocable de mayor alcance en el país y que cobra un precio al público que la ley no debía permitir, teóricamente) El videocable fue excluyendo canales, periodistas y programas que potencialmente podrían criticar al gobierno actual. Entonces: ¿Quién va a informar todo esto? Recordemos que además de Clarín siguen una misma línea editorial: canal TN, radio Mitre, TyC Sports, canal Volver, diario Olé e influyentes matutinos del interior como La Voz y otros medios, más agencias de noticias que proveen información a otros diarios. Sumándole el diario Nación y la agencia DyN, sumándole los medios, la agencia de noticias oficial Télam y el canal televisivo del Estado, la consecuencia es obvia: el margen de información que no es “oficialista” y puede acceder el público es muy pequeño en Argentina. Sin contar que al escribir el nombre de cualquier político argentino, en los principales buscadores, se puede comprobar que se tendrá que navegar bastante para poder encontrar notas que no respondan a un mismo círculo de medios y portales.

De la misma manera que estos medios pasaron de festejar que Jorge Bergoglio fuera el primer Papa latinoamericano, a ignorarlo o indirectamente criticarlo, y ahora que Julio Bazán ya no muestra el interior de las villas humildes en TN, Clarín y su séquito, no tienen el menor reparo en ocultar que el leavisan_x_las_dudasmismo país que hasta hace poco tenía el índice de desempleo más bajo de la región, optó atarse a una nueva deuda que lo asfixiará para no dejarlo crecer en industrias, educación, salud, por lo menos en 30 años. No hay reparos. Sin disimulo, mientras el sociólogo y periodista Pedro Brieger era dejado de lado, se le concedió un puesto en la Televisión Pública, a la periodista Mariel Fitz Patrick, quien admitió haberle avisado al presidente Macri que estaba por revelarse su participación en la investigación “Panamá Papers”.

Clarín sigue publicitando casos de corrupción, tácitamente vinculados con el Gobierno anterior, sin señalar, jamás, un dato clave: sí así fuera, sumándole las cifras que se barajan por estos supuestos casos de corrupción, todas juntas, representarían algo insignificante, al lado deuda que Argentina hoy acepta pagar a los fondo buitre. ¿Bajo que parámetros eligen la importancia de las noticias?…

El 8 de diciembre del 2014, Clarín parecía que sí se preocupaba por los paraísos fiscales. Una nota al economista Gabriel Zucman deducía que “el 20 % de la riqueza financiera argentina estaría en paraísos fiscales” y denunciaba la enorme pérdida económica que eso originaba en los países. Allí se hablaba de “falta de voluntad política para solucionarlo” y que ese tipo de evasión fiscal es la principal razón del aumento de la desigualdad

En este tipo de notas se aprecia que a partir de diciembre del 2015, Clarín, La Nación, TN, sí que cambiaron. – Rafael Ton

ARGENTONES.COM.AR                                                        Diseño de ilustración Pablo Cansler para Argentones.com.ar

  1. Excelente, claro como el agua, la luna de miel entre el gobierno y los medios, durará mientras el poder real (Magnetto, empresarios) pueda seguir sacando provecho del gobierno, después lo destrozará como lo ha hecho con tantos otros. El ejemplo de Margarita Barrientos y Milagro Sala es perfecto.

    Reply
  2. Excelente nota y perfecta ilustración!!! Dos joyas. Gracias

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.