DE MILLONARIO A MENDIGO

DE MILLONARIO A MENDIGO

Tarde en verla pero acá va lo que me dejó “Time Out of Mind” en Argentina «Invisibles» con Richard Gere que…tiene de linyera lo que yo tengo de Richard Gere. No creo que él lea esto pero si lo lee, que me perdone: no desempeña un papel creíble, ni se mueve ni habla como un abatido “homeless” que es rechazado hasta por su hija.

Ojo. Valorizo algo que lo incluye a él también: Es más que inusual que el cine de Hollywood revele estas realidades, no les gusta exponer este tipo de realidades. El mismo Gere comentó que luego del estreno comenzó a recibir menos propuestas de trabajo.

Salvo escasas y honrosas excepciones, lo oscuro del sistema, los marginados, la soledad tras el individualismo, la 04-08_homeless_white_vet_with_flagdecadencia, no se reflejan en el cine norteamericano. Las violaciones en las universidades (donde se forman los futuros profesionales de esa nación) los tiroteos diarios con muertes de niños y/o niños con armas, las consecuencias de las bombas que arrojan en otros países y los homeless, no suelen ser argumentos habituales.

En el año 2016 los homeless llegaron a 90.000 solo en New York. Los albergues los instalaron estratégicamente, con pocos empleados que generan largas horas de espera. De esta manera los indigentes, que obviamente no tienen auto ni dinero para viajar, si quieren dormir en una cama, deben mantenerse en un circuito cercano al albergue y, por lo tanto, lejos de lugares turísticos y comerciales. La espera para recibir una merienda de un cuarto de leche, un puñado de cereal sin azúcar y dos galletas o para poder acostarse en una cama, oscilan entre tres y cuatro horas. Los mantienen sentados esperando, de esa manera no son visibles, no recorren las calles. El formulario para ser inscriptos, lo que no garantiza que le den alojamiento o comida, consta de 32 preguntas. No hay lugar para tantos, muchos quedan en las calles, hay peleas periódicas por ver quien queda a la intemperie y sin comer. La terminal Port Authority los tiene como huéspedes hasta que puntualmente a las 5.15 de la mañana se los expulsa y se arroja agua fría en donde estuvieron, para que no se vean y para que no queden rastros de que estuvieron. Esa invisibilidad es lo que busca exponer la película, a veces un poco tediosamente. homelessshelterPara la sociedad donde viven han dejado de ser seres humanos, son entes que ni autoridades, ni vecinos, ni turistas quieren ver. Richard Gere, caminó, durante la filmación, por las calles de New York. Un famoso vestido de mendigo. El director y su asistente se quedaron sorprendidos, nadie arruinó las escenas, Gere caminó y nadie lo reconoció, no tenía el rostro oculto, el tema es que nadie lo miraba. Nadie los quiere ver porque son los perdedores, muchos creen que la culpa es sólo de ellos, nunca del sistema. Les han hecho saber que están castigados por ser como son. Simbolizan el daño colateral para que haya millonarios, eso que “nunca cambiará”. Tuvieron, supuestamente, su oportunidad y fallaron. Pero no es New York una excepción, ni la fatal ciudad de su país. En el 2014 la ciudad de Los Ángeles tenía unos 40.000 homeless, Las Vegas 10.000 pero con un triste récord, es donde más desprotegidos están y donde ha sido más habitual encontrar cadáveres en las calles, sobre todo en invierno.

Existen en todas las grandes urbes del planeta, Paris, Buenos Aires, Berlín, Milán. Algunas tienen más, otras menos. En New York, son miles y aumentan año a año. Los gobiernos parecen más ocupados en disimularlos que en ayudarlos a salir de su situación. Es evidente que han buscado mantenerlos sentados en sillas de segunda. Allí, miles pasan varias horas, buscando “ganarse” así, una bandeja con algo para comer o una cama con una frazada.

richard-gere-1-600Para tratar de visualizar el número: si se reunieran los homeless de New York, personas sin tarjeta de crédito, sin Internet, sin casa, sin trabajo, sin familia, pero lo juntaran en Argentina, no alcanzaría el estadio de River Plate para alojarlos, quedarían muchos afuera. Estamos hablando sólo en New York. Las historias son conocidas, algunos cayeron tras una hipoteca, perdieron la casa, se divorciaron, arriesgaron creyendo que el sueño americano era posible y los bancos no los perdonaron, como castigo comen sobras, se tapan con cartones y ya no miran vidrieras, todo es inalcanzable, un mundo que los roza pero no les pertenece. Otros se endeudaron para poder operar a un ser querido, la operación salió mal, la depresión los dejó sin trabajo y el sistema le cerró la puerta, porque primero está la “economía”, claro.  Y al que “pierde” se lo hacen sentir, pisotean su dignidad, en esto la película exhibe parte de las humillaciones y maltratos que reciben, va y viene, con una cámara que mira detrás de ventanas y entre los autos de la calle, el mundo de estos hombres que sobreviven por la limosna.

5690Invisibles es una película mediocre sobre un tema muy complejo, que su país censura. De todas maneras ojala sirva como punto de partida para otras películas más elaboradas que ser una contrapropuesta a “The Pursuit of Happiness” de Will Smith, película construida para ver si ganaba un oscar (ni así). “En Busca de la Felicidad” es otra trillada versión de la historia del pobre que sale adelante por su empeño y talento en la tierra de las oportunidades. Llegando a millonario y, seguramente, olvidándose, porque nunca se sintió cerca, de aquellos compañeros de desgracias en la indigencia. Ellos perdieron, él no.

Richard Gere y el director Oren Moverman llevaron a la pantalla grande a aquellos hombres y mujeres que no salen en las fotos de la estatua de la libertad que muestran los turistas de clase media del mundo. Está muy lejos de la cruda mirada de “Preciosa” pero “Time Out of Mind” es una buena intención, una invitación a empezar a ver un poco más allá de lo que la mayoría elige ver o eligen que vea.

Rafael Ton

 

En busca de la felicidad.

Preciosa

invisibles-1

Invisibles

Leave a Reply

Your email address will not be published.