CULPABLES

CULPABLES

—No sé por qué hacen tanto quilombo, un chorro tiene que ir preso.

—¿Y por qué va a ir preso?

—Por chorro como Cristina, los populistas son eso: ladrones, es decir chorros. Y el tipo se quedó con un departamento, y eso es robar. Un chorro como la cretina que tiene un hotel en Calafate y se quedó con la plata de todos. De vos también.

— A mí me parecerían dos boludos más que ladrones. En diez años, Cristina no endeudó al país con el exterior; mal o bien dejó trenes nuevos, satélites, canales de televisión, universidades, el hospital El Cruce, el Favaloro, el Polo Científico, el Museo de Malvinas, el CCK, le dio pensiones a las amas de casa, el ProCreAr, el plan Qunita y vacunas para los más chicos, los remedios más baratos para los viejos, pagábamos menos de luz, gas y transporte porque el Gobierno los subsidiaba, hizo todo eso pero vos me decís que en esos años se robó millones y millones y millones.

Y fijate, ahora: no vive en una mansión, ni hace grandes fiestas, ni se compró un departamento como Lanata en Miami, ese periodista que presentó una secretaria de Kirchner que al final ni era secretaria. Pero veo que vos le creés a Lanata, ya que decís que ella robó todo eso, pero, perdón, con respeto te digo algo que pienso: con esos millones le alcanza para irse a vivir a París, ella, su familia y sus amigos, irían al hotel más caro del mundo a que los atiendan y darse la mejor vida pero no, eligen vivir acá. Pero igual vos no dudas en acusarla aunque nunca le encontraron una cuenta escondida en el exterior y le grabaron 300 horas de teléfono sin que ella supiera y sacando que dice palabrotas, lo importante es que no pudieron encontrar ni una conversación sobre algún delito.

Y Lula, algo parecido, todos estos años en el poder y era para robarse un departamentito…¿No te parece extraño? Y a Lula lo critican los medios que perdonan a un presidente no votado por el pueblo que fue filmado recibiendo una coima… es todo muy raro, es como cuando te dicen “se estaban robando todo”. Pero lo lógico es que cuando se deja de robar, todo mejora, enseguida, y no al revés. Las tarifas tendrían que bajar, no subir. Y más allá de esto, otra cosa extraña es esto que lo digas vos, justo vos, que no podés hablar.

—¿Qué yo no puedo hablar? Si vos me conoces: pago mis impuestos. Trabajo honradamente ¡Nunca robé!

—Sí pero voy a tener que contar lo que me confesaste recién: sos abusador de criaturas: violaste a una pibita de 8 años la semana pasada. Lo tuyo es muy grave.

— ¿Vos estás loco? Yo no te dije eso. Yo no hice nada de eso.

—Pero vas a ir en cana igual…

—¿Qué decís? ¡Estás mal de la cabeza!

—Sí. Vas a ir en cana. Y me va a resultar fácil. Te explico: pago publicidad de la empresa en varios canales, diarios y radios. Como ganan plata conmigo les pido un favor y lo hacen, para no perder dinero. Entonces les cuento que me confesaste que sos depravado. Mañana, esos medios, van a decir que vos – habrías – violado a una niña de ocho añitos. Muestran tu peor foto de Facebook, se propaga el escándalo y después voy a la comisaría y te denuncio. Y vas en cana.

—Ja ja… pero sos un psicópata, si no tenés pruebas concretas de nada. Yo no hice eso. Estoy tranquilo. La policía va a investigar y van a ver que no es así.

—Puede ser, pero la investigación tarda y mientras tanto vos estas en cana igual. Para cuando salga el veredicto, unos vecinos indignados ya prendieron fuego tu casa y tu auto, tus hijos no se olvidan más de eso, y te comiste dos meses de cárcel y fuiste violado en el penal. Como los medios ya arruinaron tu reputación, muchos familiares y examigos van a ignorarte o dudar de vos, quedás marcado, no te podés presentar a una selección de trabajo por el recuerdo que estuviste preso. Se llama condena social, por más que seas inocente. Y cuando vos y tu abogado griten al mundo que sos inocente, muchos van a decir “quizás no violó a esa nena, pero sí a otras” y no lo creerán y dirán por malos, será basándose en que los medios, en esos dos meses, van a hablar mal de vos muy seguido y van a transmitir ciertas sospechas como algo cierto.

Y si te enojás porque te dibujaron como un sátiro o te acusan de otras cosas improbables, te van a acusar que encima estas en contra de la libertad de prensa. Y si hiciste algo bueno, donaste sangre, por ejemplo, van a decir que lo hacías para tapar algo malo, y si donaste dinero para construir un baño en un comedor van a decir que te quedaste con ladrillos o el fin era acorralar niños allí, y así, con todo lo bueno que hayas hecho.

—¡Pará!¡Me estás poniendo nervioso! Vos y yo somos buenas personas, no jodas, ¿por qué me vas a acusar de algo que no hice?

— Para imitarte ¿Vos no hiciste eso recién con Lula y Cristina, por ejemplo?

—¡Pero ellos sí afanaron!

— Pero no me dijiste hace un rato que para acusar necesitas pruebas concretas ¿vos tenés pruebas?

— Lo vi en los medios…

— Sí, la denuncia que te voy a hacer y las cosas que van a decir de vos, también la vas a leer, ver y escuchar en los medios, muchos días seguidos. Entonces ¿estás seguro que lo que dicen estas empresas privadas de medios de comunicación son pruebas?

—…

—¿Viste qué fácil es ser un eco sin pruebas y acusar a los demás, según los medios, y que feo es cuando te toca a vos?

lulaycristina

cfkevitayPeron

Leave a Reply

Your email address will not be published.