GOLPES ERAN LOS DE ANTES

GOLPES ERAN LOS DE ANTES

“Sacar subsidios en gas y luz golpeará a la clase media” nos decía en tapa Clarín cuando el gobierno era de Cristina Kirchner. Y para opacar la noticia que subían las jubilaciones, Clarín aseguraba, en el mismo título, que el gobierno kirchnerista estaba por tomar una medida contra la clase media: sacar los subsidios. Sí, esa medida que ahora te dicen que estaba mal…

Los medios construyen opiniones por medio de sus adjetivos y sus potenciales. Para estos medios, por entonces, Hugo Moyano era: “el polémico sindicalista” pero cuando se acercó a Mauricio Macri la palabra polémico desapareció y fue “el sindicalista referente del peronismo”… claro, hasta que criticó el modelo neoliberal y volvió a ser polémico y le agregaron algunas cosas más. Hugo Moyano no cambió, lo que cambió fue la manera de mostrarlo a la sociedad.

Para una enorme fracción de argentinos, las cuestiones políticas nacionales, no son de su interés. Nunca se ponen a leer la “letra chica”, no se ponen a analizar, comparar o hacer revisionismo. Y cuando llegan las elecciones, la suma de ver “de pasada” tantos titulares y tantos zócalos de canales formadores de opinión, tiene consecuencias. Así forman su voto, aunque ellos crean que no. El adjetivo y el potencial condicionan. Uno lee “indignante medida” o “leve suba en la tarifa”  y lee todo con adjetivos incluidos y si el tema no le interesa, recibe y repite esa consigna que decidió otro. Se puede cobrar más de jubilación pero si te están diciendo que es poco, que se roban todo, cada nota la titulan con la palabra”corrupción” aunque no haya pruebas, el mérito del gobierno se diluye. Cobras una vez al mes pero la información en contra la recibís todos los días.

Eludiendo infomar que Macri endeuda a Argentina a 100 años

Eludiendo infomar que el gobierno de Macri endeuda a Argentina a 100 años.

El bombardeo de información (medios y noticias falsas) para formar opiniones es incoherente, a veces grotesco pero logra direccionar una franja importante de votantes. Más allá de los que advierten esto y lo critican o eligen creer. La incoherencia se ve si uno se pone a analizar en conjunto y no solo la noticia que nos quieren dar “ese” día. Pero para ver la incoherencia hay que hacer una lectura en el tiempo, cosa que no es común, y ver que los mismos medios que te decían, por ejemplo, cuando el dólar subía 20 centavos, aquello era una prueba de que la economía estaba mal, un signo claro de una gran devaluación, causado por falta de confianza en el gobierno. Pero cambió el gobierno, y el dólar sube, y la noticia que más destacan en “tapa” son los dos muertos en París, el restaurante más alto de Buenos Aires o te aseguran que la telemedicina crece en el país, ahí se hace obvio como engañan y operan según sus intereses.

Muchos son los que ven de “costado” la cuestión política, creen realmente que las leyes y los gobiernos no los afectan porque son todos más o menos iguales, no ven modelos diferentes, sino personajes diferentes (es lo que les muestran) y descreídos y protestando van a votar, y votan en base a datos manipulados. Son muchas personas que llegaron a creer que pagaban poco de luz o gas, y que no entienden que eso no generó deuda alguna, dato admitido por el actual ministro de economía públicamente, en el programa de Fantino: la deuda pública de la Argentina era muy baja por eso esta gestión pudo pedir enormes créditos internacionales. Sí la deuda pública heredada era muy baja ¿qué es lo que se está pagando ahora?… Recibieron un país con reservas que venía de no tomar deuda con el exterior en más de una década. Parte de esas reservas fueron dadas a los fondos buitres, cuando Alfonso Prat Gay y Macri declaraban: “Sin acuerdo con los holdouts habrá ajuste e inflación”, previo a los ajustes y la inflación que vinieron después de arreglar con los holdouts… La “pesada herencia K” incluyó lingotes de oro en el Banco Central, tanto es así que US$462 millones en lingotes de oro fueron enviados de Argentina a Inglaterra por orden de Federico Sturzenegger y Clarín aclaraba, a los desconfiados, un dato muy creíble: se mandaban toneladas de oro en avion a Londres para “eliminar algunas dudas sobre la calidad de los lingotes” que estaban desde el 2012 en el Banco Central… (y nadie se los había robado ni el Estado los había utilizado para más trenes, otra Universidad u otro Hospital El Cruce)

¿Cómo puede ser que mucha gente crea que desde que se dejó de robar todo este peor, cuando debería ser al revés?… Fijesé esta situación: una cena familiar, una reunión en una oficina, un encuentro entre amigos, un argentino que no le interesa la política, le hablan sobre un posible candidato, no sabe quién es. No dice nada. Llega a su casa y, como sintió curiosidad, investiga, brevemente, sobre esta persona en un buscador. Aunque el tema no lo atrapa, como vienen las elecciones, se le da por mirar tres páginas que hablan sobre él. Así se entera de “como es” y entonces cierra la computadora. Ya tiene la “información”. El tema que los grandes buscadores, los más conocidos, tienen un pago millonario del gobierno, por lo tanto, para encontrar datos de ese político (el que sea) en las primeras 20 páginas que encuentre en esos buscadores, sólo podrá ver la información que al gobierno le conviene, planteada y con los adjetivos elegidos por parte de medios con distintos nombres pero con los mismos dueños.

Rafael Ton

clarinmiente098

Leave a Reply

Your email address will not be published.