LOS CREYENTES DE LILITA

LOS CREYENTES DE LILITA

No hablaremos del personaje, sus contradicciones, sus grotescas puestas en escena, sus burlas, sus ausencias en el Congreso y el blindaje mediático que la protege de tantas profecías incumplidas. Acá tratamos de mostrar algunos de sus más fieles seguidores en las redes sociales:

Justina (Tina para los amigos) no hace cuentas. Tina cree en serio que la deuda de un país se genera por el departamento que alquilaba Florencia K en New York, por Lázaro Báez y por los bolsos de López y no por el modelo económico. Uno le dice: “Mirá Tina que curioso, Cristóbal López está preso porque debía menos de 8 mil millones, todos lo sabemos porque Clarín lo repitió muchas veces pero Clarín le debe al Estado argentino 21.600 millones. Esto aunque el Grupo Clarín se lleva el 18% de la pauta oficial de Gobierno nacional, porcentaje desde que asumió Macri, muy arriba del resto. Fijate que el Gobierno en tres años le dio 1.200 millones de pesos a Clarín, pero despiden propinavendehumotrabajadores en TELAM…” pero Justina no se pone a pensar en estos datos, ella insiste que estamos pagando la fiesta kirchnerista. Uno trata de que compare números pero no hay caso, para ella endeudar al país en miles de millones con el FMI, crear una deuda a 100 años, es culpa de Milagro Sala, porque leyó, justamente en Clarín (porqué Tina jamás pisó Jujuy) que esa zurda habrá hecho barrios, escuelas y piletas pero sólo para quedarse con un vuelto y poder cambiar varias veces, el auto, y por esas cosas y porque antes se pagaba poco de luz, el gobierno de Macri no tiene otra salida que endeudarnos en miles de millones… “Tina” asegura que a ella nadie la puede engañar, que es una mujer preparada y culta. No leyó nunca a Chomsky, a Bauman, a Jauretche, no leyó a Marechal ni a Borges, libros no pero mira Tinelli, la serie de Luismi, mira Majul y  compra las revistas donde salen los multimillonarios que esconden su plata afuera y no pagan impuestos y, después, en la peluquería, comenta que el ajuste también es culpa de que los hospitales y las universidades argentinas no le cobran a los extranjeros.

El tío Ricardito que tira cuando alguien se queja: “es-que-los-K-se-robaron-todo”. Cuando alguien le recuerda que Macri recibió un país con lilitacarrio_odebretch_jpgreservas que le permitieron dar, de entrada y sin negociar, 93 mil millones a los fondos buitres, que mandó toneladas de oro que le dejó el gobierno anterior a Inglaterra, que dicen que no hay plata para salud y educación pero hay millones para pagar “trolls”, es decir personas que hacen campañas e inventan noticias falsas para perjudicar a quienes critiquen a la Casa Rosada, y cuando le aclaran a Ricardito que el gobierno anterior no generó deuda externa y que además promovió universidades, el museo del bicentenario, el planetario de La Plata, trenes y estaciones nuevas, el aeropuerto internacional en Termas de Río Hondo, la nueva central nuclear, la construcción de más de 1500 escuelas en diez años, los canales de televisión como Encuentro, Paka-paka, Incaa TV, todos dándole trabajo a profesionales argentinos, hospitales como el Favaloro, el Balestrini o el Cruce, y hasta el CCK, el centro cultural más grande de Sudamérica, que este Gobierno usó para recibir al expresidente de Francia, tío Ricardito responde: “no sé, no sé, pero para mí se robaron todo”. Entonces alguno le pregunta: ¿Pero cuál sería puntualmente la deuda que se estaría pagando? O ¿En qué se usa el dinero que antes se robaban y ahora no? y él contesta: “no sé pero es-que-los-K-se-robaron todo”.

El comerciante que en el 2001 se levantaba a las 7 y volvía a la noche a la casa pero su comercio no vendía nada. Con el kirchnerismo promoviendo el consumo interno por medio de la ayuda social, mejorando salarios y pensiones desde el 2003 al 2015, y procurando que la importación no perjudique la industria propia, ese comerciante fue vendiendo cada vez más y ganó mucho. Parte de la plata que ganaba acá la gastó en el extranjero, viajó a Miami, cambió el auto, compró dólares. Y aunque ahora baje la venta, aún tiene ahorros pero eso sí: se cree autosuficiente y, olvidando lo que le sucedía en el 2001, y como hubiera terminado con aquel modelo económico, repite que su comercio vende porque él se levanta a las 7 y vuelve a la noche cansado a su casa.

Julieta, la que firma “July” y aclara que no le gusta la política. July no vota políticos por cuestiones políticas. Ella se dice “neutral y objetiva” aunque, en confianza, se pronuncia radical sectorizada: “quiere a Illia por una razón contundente: murió en la misma casita de siempre”. Lo carriodolarextraño resulta que, según ella, ese mismo argumento en otros no sirve. Hebe, Bonafini también vivió siempre en la misma casita, sin embargo en ese caso Hebe sería una ladrona que robó millones. Pero bueno, July está orgullosa de llamarse “apolítica” porque la política es sucia y ella muy, muy, limpia. Hace unos años subía en Facebook la foto de una salita en mal estado del hospital de niños, eso durante la gestión anterior, pero ojo, eso no era política, sino una queja de alguien preocupada por la salud. Era la misma época donde se enojaba si le cortaban la novela para mostrarle la inauguración de un hospital. Ahora con Macri no publica nada de los paros en los hospitales, si le dicen algo se justifica así misma, replicando: “estos paros son paros muy politizados”. Para July votar no es una cuestión política. Si tomaron un país en default y lo llevaron a construir satélites propios, elevar el salario y las pensiones hasta ser los más altos de Sudamérica, sumar de 8 a 16 las vacunas gratuitas para los más chicos, promover una ley para celíacos, crear jubilaciones para las amas de casa; no endeudar al país con el exterior, crear una feria educativa gratuita para fomentar ciencia y tecnología en los chicos, Netbooks a los que estudian, sí levantaron escuelas de oficios o universidades, sí implementaron esos créditos de viviendas que July criticaba pero se anotaba, todas esas cosas son cosas secundarias para July, el voto pasa porque no sea soberbia cuando habla, el color de ojos, que no parezca político y en que casa le cuentan que vive el candidato.

Juan Moral sale poco del barrio, nunca se destacó por nada en especial pero esconde un secreto: tiene contactos que le acercan todo tipo de información. Juan Moral se entera de todo. Y siempre recibe datos que, casualmente, dejan en claro que los kirchneristas son muy malos y que Macri, Vidal, Marcos Peña y Lilita son tan buenos. Nunca brota ni una sola excepción a esta regla de supuestos datos y rumores que Juan Moral vuelca generosamente en las redes. Juan Moral nos cuenta las diferencias: los malos se hacen millonarios engañando, y los buenos se hacen multimillonarios siendo “piolas”. Sabe que hasta el 2015 había corrupción pero a partir de esa fecha hay irregularidades. Juan Moral sabe datos precisos de mansiones escondidas, cofres en el mar y bolsos llenos de dinero (porqué parece que en el año 2018 los que roban millones no usan bancos y cuentas bancarias escondidas en el exterior, sino bolsos con dinero, como para darle un marco de aventura y de poca carrio_macri_practicidad a la cosa). Juan Moral no dice nada de los gobernantes que renunciaron en el exterior por el “Panama papers” o si el presidente se quiere autoperdonar una deuda multimillonaria que tiene por el Correo Argentino. Tampoco si desaparece un submarino y los deudos de los tripulantes no son escuchados. Nada de los 40 millones que “aparecieron” para solventar la campaña de María Eugenia Vidal con nombres de personas que no aportaron un peso. Juan Moral se enteró (como la gobernadora y como TN) 10 días después de que salió la denuncia… Pero parece que todos los datos que Juan Moral difunde en las redes no serían tan indiscutibles. Por ejemplo cuando comentó la coima de miles de dólares para que saliera Racing campeón que había hecho Kirchner y hasta dijo monto y de dónde había sacado la plata. Cuando le recordaron que Néstor Kirchner había fallecido cinco años antes de que Racing Club saliera campeón, el comentario se esfumó. Es que a pesar de que Juan Moral sabe todo sobre cómo y quiénes robaron, como debe jugar Messi y los secretos de la economía, tuvo predicciones fallidas. Aseguró que los trenes nuevos venían porque “ella” negoció y por eso se levantó una base militar secreta con los chinos (muy secreta pero a Juan Moral no se le escapa una, incluso Macri hace tres años que gobierna y, aparentemente, no la encontró) En esa base se fabricaban y traían armas para que los piqueteros, La Cámpora y los planeros salieran a matar a la gente si “ella” o alguno que iba a designar “ella” perdía las elecciones. ¡Van a regar de sangre el país! “avisaba”… Otro error fue en diciembre 2015 cuando avisó por las redes sociales: “¡¡Cuando todo mejore, suban los sueldos, vivamos mejor, podamos comprar dólares, porque echamos a los que robaban y los Kirchner y sus amigos, se escapen a vivir lejos de Argentina, para vivir como reyes a Europa, a comprarse joyas, viajar y hacer fiestas, es decir gastarse esos millones que nos robaron a los que sí trabajamos, muchos se van a dar cuenta que fueron usados!!” Bueno, a Juan Moral, admirador de Lilita, esta predicción también le falló un poco. Es más cuando le marcaron el error, se lo vio bloqueando parientes y conocidos…  

El nene de papá que nunca necesitó caminar buscando trabajo, no le tocó ser rechazado o esperar días una respuesta laboral que nunca llegó. carrio1_0Su trabajo se lo consiguió el padre cuando dejó de estudiar. Si viaja o si tiene migraña, puede faltar, no tiene que hacer trámites, si llega un poco tarde no le descuentan. Si se va antes lo entienden porque les explica que tiene un problema. Pero eso sí, en las redes sociales él exige que otros agarren la pala (no que estudien o progresen, sólo la pala) y critica a los que hacen paro y a los que marchan protestando por despidos y ajustes ¡En lugar de estar en su trabajo! No le importa lo más mínimo la gente que pelea por el pago de horas extras, no sabe ni que son las paritarias. Cree que el que trabaja, la empleada, el trabajador de oficio, es decir el resto, no él, deben besar la mano del patrón porque el patrón les “regala” un trabajo. No cree en más derechos que los propios y se arroga ser un trabajador ejemplar, no como el resto al que clasifica como vagos y/o ladrones.

El profesor Martín Obregón dice sobre los que repiten Yo no voy a mantener vagos con la plata de mis impuestos: Son los mismos que votaron a un gobierno que paga  un interés de cinco mil quinientos pesos por segundo a las grandes empresas, bancos y fondos de inversión que especulan con las Letras del Tesoro, casi quince mil millones de pesos al mes, una cifra que duplica ampliamente el monto total, para un mismo período, de las asignaciones universales por hijo/a, percibidas por familias carenciadas que pagan, además, el impuesto más regresivo de todos, que es el impuesto al consumo”.

Creen el Lilita los que cuando hablan de Argentina dicen “éste país” y juzgan merecer vivir en un país más “serio”, Suiza, Canadá, Islandia, pero no se van a vivir allá, porque al dejar de ser turistas, los podrían llamar “sudacas”; Y si les fuera bien tendrían que pagar más impuestos que acá y callan, pero saben, que allá con “su” dinero promueven salarios para desempleados, y otras cosas que ellos criticaban cuando se hacían acá. Y no se van porque, también allá, hay matrimonio igualitario y hay gente que hace huelgas. Y en Alemania podés ir a la cárcel si reivindicas a los Nazis, eso es peligroso para ellos que son tan humanitariamente republicanos que le tienen lástima a los genocidas de acá. Tienen que tener cuidado porque en esos países tan serios, con trenes a horario y dueños de mascotas de raza que no salen sin su bolsita, el presidente que ellos votaron estaría obligado a renunciar si le encuentran cuentas en el exterior… Es por eso que es más cómodo quedarse acá, criticando “este país” y apoyando a Lilita desde las redes. – Rafael Ton –

hienasehipopotamos

 

tirahumo_carrio

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.