LA DEUDA QUE ESTAMOS PAGANDO TODOS

LA DEUDA QUE ESTAMOS PAGANDO TODOS

En 1930 Don Hipólito Yrigoyen fue destituido por un golpe militar. Estaba acusado de robar millones de pesos en efectivo y en lingotes de oro del Tesoro Nacional. Varios testigos, entre los que se encontraba su chofer privado, funcionarios “arrepentidos” y vecinos, declararon como testigos: el presidente había robado y llevado a su casa, diariamente, lingotes de oro e incontables fajos de dinero, donde había bóvedas secretas y cajas fuertes. Las tapas del diario La fronda fueron dedicadas a las acusaciones y a su detención en la isla Martín García.

Empleados judiciales, policías, periodistas de los diarios “Argentino” y “La fronda” conjuntamente con un grupo de vecinos indignados entraron a la casa de Hipólito Yrigoyen en Brasil 139, rompieron pisos, techos y paredes en búsqueda de las bóvedas. Destrozaron sus muebles y robaron libros y documentación personal. Pero no encontraron ni lingotes ni millones. La policía se retiró junto con los oficiales judiciales y los vecinos prendieron fuego la casa.

Las damas de alta sociedad aseguraban que Evita Perón tenía en el palacio Unzué una habitación destinada a guardar más de 365 pares de zapatos sin estrenar, otra habitación íntegra para vestidos de gala y dos habitaciones en el primer piso, donde se guardaban las joyas y alhajas.

En 1955, tras el golpe militar a Perón, los periodistas no encontraron habitaciones exclusivas para zapatos, vestidos y joyas, sí un guardarropa grande con sombreros, zapatos y vestidos de la ya fallecida Evita. Las joyas, muchas que le habían regalado en su gira por Europa, habían sido inventariadas, y  por orden de Evita debían ser utilizadas como garantía para la construcción de barrios obreros. Sin embargo esto no se cumplió y las joyas fueron desapareciendo a partir del gobierno de Aramburu.

Por orden de Eduardo Lonardi los artículos de Evita y Perón fueron exhibidos como muestra del lucro de la pareja, cuyo nombre estaba prohibido. Todos los objetos reunidos no llegaban a completar una sola habitación del Palacio Unzué, que, posteriormente, por orden del gobierno militar, fue demolido.

“Se robaron todo y estamos en crisis porque dejaron el país diezmado económicamente”. Empujados por los empresarios que manejan los medios de más llegada en el país, esta frases son repetidas por un gran sector de la clase media argentina, protestando por la gestión de Néstor y Cristina Kirchner. Lo concreto es que la crisis económica que nos afecta a casi todos los argentinos no proviene de una deuda anterior contraída por corrupción. Macri no recibió el país en default; en la década anterior no se sumó un solo dólar a la deuda externa, al contrario; Argentina tenía tantas reservas en el Banco Central que le dio a poco de asumir 93 mil millones de dólares a los fondos buitre; no tenía deuda interna, no se adeudaban sueldos a empleados de Nación; Los préstamos que se pidieron se dan sólo con la garantía de reservas, por eso los pudieron pedir. Macri recibió la ANSeS sin deuda y con una caja millonaria, recibió en el Banco Central hasta once toneladas de oro que estaban guardados en reservas desde el año 2012 (nadie robó ni usó un solo lingote) y el gobierno de Macri decidió enviar el oro a Inglaterra.

peroneyrigoyencfkEn estos tres años endeudó un país de 200 años de historia por los próximos 100, volvió el FMI, bajó el presupuesto en educación, salud y obra pública y los salarios dejaron de ser los más altos de América Latina. Un sector de la clase media no se hace cargo de su voto y creen que los tarifazos y precios no tienen nada que ver con haber votado a los CEOS y socios de Shell, Edenor, La Anónima, etcétera. En síntesis: el país no estaba diezmado, es más, hasta había tanta plata que Macri le sacó impuestos y les perdonó deudas millonarias a empresarios, prueba evidente que esa plata no se necesitaba. La crisis proviene de la política económica de un presidente que no aparece en las fotocopias de un cuaderno de un chofer, aparece en los “Panamá Papers”. El mismo que prometió mejorar todo, bajo una lluvia de inversiones, e intentó pasar su propia deuda privada al Estado y que no le pidió un “esfuerzo” a Dujovne y a otros ministros y que trajeran al país los millones que tienen en el exterior.

Ni Yrigoyen robaba lingotes, ni Evita tenía toneladas de joyas en el palacio Unzué, ni “estamos pagando la deuda invisible de la fiesta kirchnerista”, fueron mentiras para saquear al pueblo y beneficiar un grupo de terratenientes, empresarios multimillonarios dueños de canales de televisión, diarios, radios y otros medios de prensa, empresarios que prefieren exportar y ganar más, aunque descalabren las finanzas del país de donde sacan sus productos y dueños de empresas de servicios que, con este gobierno, nos cobran el precio que quieren.

Rafael Ton

HistoriaArgentina

 

buenos aires 26marzo2015 La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezará esta tarde un acto en la Casa de Gobierno que será transmitido a partir de las 18.30 por la cadena nacional, informaron fuentes oficiales. foto ferrari/telam/dsl

Leave a Reply

Your email address will not be published.