SOLO PARA HINCHAS V.I.P.

SOLO PARA HINCHAS V.I.P.

Al hincha de Boca le cerraron la puerta de su casa. La Bombonera no pudo albergar a los hinchas el 12 del 12. Más allá de las excusas, lo que querían impedir era la voz del hincha exigiendo: “¡RenunciáAngelici!”. Por eso, los principales medios resaltaron cualquier dato menos ese. El hincha de Boca quedó afuera de su propio festejo.

Al hincha de River que pagó sus entradas para ver la final de la Copa Libertadores pero que no tenía plata para viajar a Madrid, lo dejaron afuera. Un operativo que llevó el micro de jugadores visitante directamente a un sector de hinchas locales parados, esperando para que suceda lo que sucedió. Pasó lo mismo que pasó y pasa en Inglaterra, en Italia, en Alemania, donde el fútbol se vive también como más que un deporte. En Europa varios micros son blindados porque saben que se exponen a eso. Pasó acá y es malo en cualquier lado, pero era totalmente previsible y el castigo, casualmente, benefició a  hinchas VIP de Boca y River y algunos empresarios. El hincha común, el que paga su cuota, pagó entrada, fue dos veces, ese quedó afuera. Y de paso, no hubo 70mil gargantas contra Macri en una final.

canallasenmendozaLos hinchas rosarinos que querían vivir el clásico en las tribunas, los hinchas argentinos que querían ver la fiesta rosarina, tuvieron que usar la imaginación porqué Central: 2 Newell’s: 1 por la Copa Argentina se jugó sin hinchas.

La metodología que se lleva a cabo, enarbolando la palabra “seguridad”, siempre perjudica al hincha y siempre beneficia a los empresarios dueños de cable de televisión que obtienen millones. Los hinchas no pueden ir y, desde el 2015 pagan el video cable y el codificado o “Pack fútbol”. No se levantan hospitales ni jardines de infantes y el fútbol volvió a ser, exclusivamente, un gran negocio para empresarios multimillonarios, sin ningún beneficio para el hincha, para “el hombre común”, diría Osvaldo Ardizzone.

Imaginemos que cuando el jugador Carlos Tevez lesionó a Ezequiel Ham y le provocó la fractura expuesta del tobillo derecho, la AFA hubiera dictaminado que todos los jugadores titulares de Boca debían pagar multa y quedarse sin jugar por 10 fechas. Y ante la protesta les hubieran respondido: “Tévez representa a todos los jugadores de Boca, si él pega una patada descalificadora, y el resto no hizo nada, entonces son todos cómplices. Todos castigados y todos pagan multa”. ¿Suena posible? ¿Suena lógico? Vamos a otro ámbito: Usted quiere comer afuera y asiste a una pizzería con su pareja, donde la pizza  se paga por adelantado. Paga, se sienta a esperar. En una mesa, un hombre se altera, rompe un plato, grita, le pega a un mozo, entonces vienen empleados del local y sacan a todos, los que ya pagaron la pizza a la calle. El señor va preso y el resto se quedó en la calle, sin la pizza que pagó. Entonces el pizzero se asoma por una ventanita, custodiada por policías que tienen orden de defenderlo y les propone: “si quieren recibir la pizza que ya pagaron, tienen que dejar anotado su domicilio, paguen una suma de dinero equivalente al viaje, más un porcentaje para chofer y otro para la pizzería, y se la llevamo. ¡Y ojito con protestar!”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por alguna razón cultural, los hinchas (no los VIP, claro) siempre son menospreciados y condenados por los medios, señalados como culpables por lo que hace uno o un grupo de hinchas. El mote de barra brava flota sobre cualquiera que asiste a ver y alentar a su equipo. De esta manera cuando hay un castigo es “para todos” Si la hinchada de Colón nunca hizo un desmán como visitante ¡No importa, castigada igual! ¡No va ninguna hinchada de visitante, porque hubo incidentes en el ingreso de Tigre-Independiente! ¡Así que pagan todos, los que hicieron y los que no hicieron! Si un jugador se burla de un contrario, no pasa nada, sigue jugando, pero si un hincha se le ocurre cargar o festejar que a su clásico rival le fue mal, puede terminar hasta en la clausura de un estadio… Así de infame y caprichosas son las varas con que se mide a los hinchas. Un hincha que escupe a un jugador multimillonario en un córner, desata horas de discursos de opinólogos mediáticos, donde pedirán guillotina para el incivilizado ¿Por qué? Porque los medios son empresas privadas que trabajan para germinar la idea que el malo siempre es el más débil, cosa que beneficia al poderoso. El ladrón muy malo es el que roba una billetera.Y es civilizado y bueno el diputado o presidente que propicia leyes que congelan pensiones a los jubilados, endeudan al país con el exterior y generan desempleo. Es ladrón malo el que vende 20 chucherías sobre una manta en la calle pero es una “avivada” el empresario que esconde millones en una cuenta en Panamá para no pagar impuestos a su país. Y en el fútbol es igual. El daño se mide según la fama y fortuna de quién lo hace, menos tenés, más culpable sos: El jugador “se equivocó, tendría que pedir disculpas”, el hincha “no debería pisar jamás una cancha”. triperitos_triperosEl empresario que se metió en el fútbol y llegó prometiendo obras en el club y multiplicar socios y formar equipos competitivos y deja un club con deudas, al borde de la quiebra, por jugar a la lotería de elegir jugadores caros con plata ajena, nunca será acusado de ser el peor mal del fútbol, como le dirán a ese hincha que tiró una piedra. Ambos están mal, parcialmente, pero no todo es lo mismo, no todo genera el mismo daño. Pero claro, el periodismo privado adoctrina el uso de varas muy distintas. Los periodistas deportivos televisivos, tienen otra función, además de preguntas profundas, tales como interrogar a Coudet si está conforme cuando Racing, el equipo que él dirige,acaba de ganar 3 a 1 de visitante y es único puntero. También son empleados de una empresa que venden productos mientras los hinchas les pagan al dueño del canal para poder ver a su equipo. Entonces, desde hace muchos años, siempre en tono canchero, bajo la bandera en inglés “sports”, le sacan a los clubes argentinos su aporte social, el ejemplo de democracia donde los socios tienen un voto igualitario en asambleas y elecciones, el sentido de cooperativismo, la fiesta popular, el espectáculo en las tribunas que atrae turistas de todo el mundo, los deportes alternativos que cobija, los trabajos en inferiores de donde salieron los Maradona, los Messi, dejan todo eso de lado, no lo enfocan salvo si pasa algo malo, lo menosprecian, en definitiva lo censuran. Dividen a los hinchas en fans buenos de jugadores o barras bravas y a los clubes los reducen a simples “equipos de estrellas de fútbol”. Y, de paso, se babean con el modelo idealizado de clubes europeos, donde, según lo que nos muestran, “nunca” hay incidentes, ni pasa nada malo. Chimentos de vestuario, estigmatización del hincha y verdades de perogrullo según donde fue la pelotita, son su arenga diaria.

belgrano_festejo_redondoEn los grandes medios: Si el hincha reacciona insultando a algún jugador que jugó a desgano, a pesarde que cobra fortunas, muchísimos más que el mejor cirujano o profesor, el periodismo deportivo, insistirá que el malo es el hincha que insulta, el mismo que paga cuotas que van a sueldos de esos jugadores y que fomenta una pasión que lleva a crear canales y publicaciones deportivas, donde ellos trabajan. Si se posterga un partido, el periodista deportivo no tiene en cuenta al hincha que paga, sólo al jugador que cobra. Si el hincha quiere demostrar su amor por el club, pintando las tribunas de su estadio o confeccionando una bandera gigante, es ignorado.

Los hinchas están siendo extinguidos, los dueños de canales solamente quieren clientes, no hinchas; El poder quiere equipos manejados por un gerente y no clubes que aportan deportistas y espacios que enseñan a participar a la sociedad. Aprovechándose de grupos violentos pequeños o de errores que a los hinchas no le perdonan ni justifican como a los que tienen fama y fortuna, los van desalojando.“No festejen su día. No vayan de visitante. No cuelguen banderas. No se expresen”. En esta caza de hinchas, todo es posible, fíjese: si falla el operativo, el mismo ente que debía prevenir y encargarse de la seguridad: culpa a todos los hinchas y castiga a todos los hinchas.

Rafael Ton

Racing_cilindro

Leave a Reply

Your email address will not be published.