LA CARICIA DEL GOLPEADOR

LA CARICIA DEL GOLPEADOR

Venían a eliminar el impuesto a las ganancias; no iban a devaluar; iban a bajar la inflación porqué era fácil, muy fácil y de no hacerlo demostrarían su “incapacidad para gobernar”, según afirmó el propio Mauricio Macri en campaña.

Iban a generar trabajo de calidad; iban a mantener las netbooks para los chicos que estudian; le iban a mejorar la vida a los maestros y jubilados; iban a implementar el Plan Belgrano que en cuatro años iba a modernizar el norte argentino, con obras de primer mundo.

Iban a construir un millón de viviendas; 3 mil jardines de infantes y todo esto sin necesidad de sacar “Fútbol para Todos”. Iban a promover trabajo de calidad. No iban a pedir ayuda al FMI. Iban a implementar la revolución de la alegría y nadie iba a perder nada, nada, de lo que ya tenía.

Pero pasaron otras cosas: desarmaron Paka-paka, Canal encuentro, el Ministerio de Salud y el de Ciencia y Tecnología; cerraron fábricas y comercios; aumentó el desempleo; los sueldos se estancaron mientras los empresarios subían y subían los precios de tarifas y productos.

Se nombraron jueces por decreto y por decreto trataron de perdonarle la deuda millonaria por el Correo al Presidente, el mismo mandatario que gracias a una investigación de periodistas internacionales se supo que tenía cuentas secretas millonarias en el exterior.

Modificaron por decreto la ley de blanqueo para que puedan blanquear familiares y el hermano del Presidente blanqueó 600 millones y TN, Majul, Marianita Fabbiani, eso no les pareció mal. Se le perdonaron deudas a los empresarios más ricos, a los más famosos de la televisión, mientras los que menos tenían más pagaban de impuestos. Los canales de aire no dejaron ni un solo programa que critique al gobierno o se ponga del lado de la gente, y los mismos que antes repetían y nos pedían que nos indignemos si subía el dólar, si Starbucks tenía que comprar vasos fabricados en Argentina o si aumentaba 25 centavos el kilo de tomate, los mismos que ponían en tapa, las 24 horas, los bolsos de López, que eran la prueba de la “corrupción K”, una vez que la investigación empezó a demostrar que 3.200.000 salieron de Finansur, (empresa del tesorero de Boca Juniors) y el resto de los millones provenía de Odebretch en sociedad con Iecsa, empresa de Ángelo Calcaterra (testaferro de presidente) ya no “informaron” nada más, dejó de ser corrupción.macrismopatota

Ahora se viene la caricia del golpeador. En estos días que quedan hasta las elecciones volverán a prometer lo que no quieren cumplir. Eso sí saben cambiar para engañar: la imagen. Así como Pablo Duggan era un periodista serio cuando criticaba al gobierno anterior y ahora es un deshonesto porqué presentó una investigación demostrando que al fiscal AlbertoNisman no lo asesinaron, así de fácil cambian.

Volverán a mostrarse amables, hasta quizás caminen con botas por el barro, inauguren, como si fueran propias, obras de la gestión anterior que tuvieron paralizadas por más de tres años, hagan propagandas sobre miles de cloacas y miles de kilómetros de asfalto, y por un mes hasta suban algunos salarios, son golpeadores. No dejan universidades, ni hospitales, ni mejoran la ciencia, ni crean nada para promover el deporte y la cultura de su país, tampoco promueven más derechos a los trabajadores, no les gusta aplicar leyes que beneficien a los que no son millonarios.

Es como sí ellos fueran los patrones, los que pueden golpear, los no les gusta que los critiquen en nada, para ellos la culpa de sus golpes son, siempre de otros. Muchos de ellos estuvieron a favor de los golpes. Fueron la parte empresarial y civil que promovieron los golpes. Y parece que si tienen que mentir o bailar con tal de poder golpear, lo van a hacer. Por ahora se están conteniendo, les sirve para intentar ganar 4 años más para seguir pegando abajo. Pero tenemos que tener en claro, todos, incluso los que hasta ahora no fueron alcanzados del todo por sus golpes, que estuvieron y estarán para eso.

4golpeadores

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.